Bienvenidos a Mi Blog

Les doy la bienvenida a mi blog y les solicito encarecidamente que me dejen sus comentarios a mis entradas, pues su opinión es de gran valor para mí.



lunes, 11 de noviembre de 2013

PRIMAVERA CON UN CORAZON ROTO.

-¡No quiero dejar pasar esta primavera sin enamorarme!- exclamó Betty, con cara de arrobamiento.
-¡Ay!- suspiró Nora- No te olvides de la canción que dice: " Pasa ligera la maldita primavera."
No vaya a ser que la tuya sea como la "Primavera árabe", que ha dado paso a un invierno cargado de truenos y de tempestades...
Nora estaba siguiendo un curso de "Actualidad internacional" y no perdía ocasión de lucir sus conocimientos.
Betty no le hizo caso y siguió con su monólogo.
-¡Enamorarme a concho!  ¡Eso es lo que quiero!  ¡No importa que de tanto suspirar se me fracturen los omóplatos!
-Pero, habrás pensado en alguien...Porque el amor no es como un sombrero que le pones en la cabeza al primero que pasa.
-¡No!  Al primero que pasa no.  ¡Al que ha pasado por delante de mí todos los días, sin que atinara a verlo!  ¡Genaro!
-Pero, Betty. Si Genaro es tu amigo desde los tiempos del colegio...Lo conoces al derecho y al revés, como a un calcetín. ¿Qué encanto, qué novedad le puedes hallar para enamorarte de él, así de repente?  El Amor es misterio, improvisación, mariposas en vuelo...Con él, lo único que verás volar serán polillas, por lo vieja que es la relación de ustedes.
-Es que he descubierto de pronto que está lleno de cualidades. Es generoso y desinteresado. Me ha prestado su hombro, ha estado a mi lado siempre, para reír y para llorar. Nos gustan las mismas películas, la misma música. ¿No te das cuenta de que somos almas gemelas?
-Pero, eso es un defecto más que una virtud. ¿No ves que en el amor tienen que haber discrepancias, roces, batallas...? Estar siempre de acuerdo es como navegar en el Mar Muerto. Calma chicha. Monotonía insoportable.
-¡Eso dices tú, que vives razonando!  Tienes un corazón mecánico que hace tic tac y que da la hora con puntualidad robótica. ¡Yo no quiero razonar!  ¡Yo quiero amar!
-Está bien, Betty. No te sulfures. Lo que pasa es que le veo pocas posibilidades a tu proyecto amoroso.
-¿Por qué?  ¿Tienes algo en contra de Genaro?
-¡No!  Es cierto que lo conozco hace menos tiempo que tú, pero me cae muy bien. Es franco, simpático, buenmozo...Pero ¿y si no te corresponde?  Quizás está tan acostumbrado a mirarte que ha dejado de verte como a una mujer...
-¡Eso es lo que quiero cambiar!  Mi estrategia es sorprenderlo, asombrarlo, hacer que descubra en mí encantos insospechados.
Y agitando su melena con decisión, se despidió de Nora y partió a desarrollar su plan bélico, sin tardanza.
Pasó un par de semanas en que no se vieron.
La Primavera había estallado en un delirio de aromas y colores y hasta Nora, la sensata, experimentaba una inquietud muy dulce, de la cual no se podía librar.
Pero ¿qué habría sido de Betty, que no daba señales de vida?
Al cabo de quince días apareció muy mohína y esquiva. Miraba a Nora de soslayo y se negaba a hablar.
Al fin soltó su desilusión a boca de jarro, con asco, como un gato que vomita una bola de pelo.
-¡Me fue mal, Nora!
-¿Por qué?
-Porque mi mejor amigo está enamorado de mi mejor amiga.
-Pero, yo creía que tu mejor amiga era yo...
-Precisamente, pues Nora...
-¡Ay!   

4 comentarios:

  1. ¿Has sentido alguna vez que habitas en un enjambre?

    ResponderEliminar
  2. A veces ocurre eso
    que a quien uno ama
    no esta ni ahí con uno
    cuesta comprender
    y salir de esa desilusión mas...

    asi es la vida!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado.
    Simpático planton, a veces suele ocurrir, pobre Betty, y Nora sin enteresarse, de lo que había despertado en el corazón de Generao.
    Un abrazo.
    Ambar

    ResponderEliminar