Bienvenidos a Mi Blog

Les doy la bienvenida a mi blog y les solicito encarecidamente que me dejen sus comentarios a mis entradas, pues su opinión es de gran valor para mí.



domingo, 31 de julio de 2016

FUERZA MENTAL

Como cada mañana, el despertador cumplió su cometido con despiadada puntualidad y lo arrojó de la cama, de cabeza a la lobreguez del día Lunes.
Jorge se sintió agotado de antemano, al solo pensar en lo que le esperaba. Odiaba su trabajo y por sobre todo, odiaba a la gente con la que le tocaba trabajar.  Empezando por Olguita, la secretaria, que cada mañana lo saludaba con una sonrisa : ¡ buenos días, Don Jorge!  ¿ Como amaneció?
A Jorge, ese saludo se le antojaba pura hipocresía y le daban ganas de contestarle:  ¿ Y a usted, qué le importa?
A continuación, era infaltable el corrillo de los vendedores en torno a la máquina del café. Con risas estridentes y palmoteos, se celebraban unos a otros los éxitos de la semana.  Se demoraban ahí hasta las once, hora en que sus majestades los reyes de la venta consideraban que ya era hora de honrar a algún cliente con su visita.
Pero el ruido continuaba. Las máquinas, los teléfonos, el cotilleo de las secretarias, la voz del jefe, tronando desde su cubículo acristalado... A Jorge le parecía estar metido en un avispero, cuyo zumbido le impedía concentrarse en su trabajo.
Hubo un momento en que dejó su escritorio para ir a la sección Cobranzas y chocó con el auxiliar, que le llevaba al jefe una taza de café. El muchacho trastabilló y  le vació todo el café en los zapatos.
Jorge lanzó un rugido, pero se contuvo a tiempo. Con gusto le habría dado una cachetada.
El auxiliar, muy afligido,corrió a buscar una toalla de papel y se agachó a limpiarle los zapatos, mientras murmuraba:   ¡Perdone, Don Jorge!  Fue toda mi culpa... ¡No lo ví salir de su oficina!
Jorge lo apartó de un empellón y se alejó por el pasillo, rezongando.
En la tarde, el auxiliar entró tímidamente, llevando un paquete:
-Don Jorge, fui a la librería de un amigo y se me ocurrió traerle este libro. ¡ Es muy interesante!
Se notaba que quería hacerse perdonar la torpeza de la mañana. Jorge desenvolvió el libro y vió que el título era:  " El Poder de la Fuerza Mental".
- Mi amigo lo leyó - le aseguró el auxiliar - y me contó unas cosas asombrosas. Parece que si uno se concentra y pone toda la fuerza de su mente en algo, puede lograr cualquier cosa que se proponga...
-¡ Pamplinas!- pensó Jorge, pero le dio las gracias, conmovido a su pesar por el gesto del muchacho.
En el Metro, se fue leyendo el libro y lo absorvió de tal manera que se bajó dos estaciones más allá de la que le correspondía. ¡ Era increíble!  Daba ejemplos de personas que concentrándose, habían logrado que otras se plegaran a sus deseos. O fijando la atención en un solo objetivo, habían visto materializarse sus ambiciones . ¡ Era cosa de Fuerza mental y Concentración!
Con la luz apagada pensó:  Me voy a concentrar en una sola cosa. En hacer desaparecer de la oficina a todos los idiotas que tengo que soportar cada día. ¡ No tener que ver más sus caras ni soportar más sus voces y sus risas  de hienas!  Es lo único que deseo y en eso voy a concentrar mi mente...
Y se durmió con la idea fija de una oficina vacía, como un oasis de paz, para él solo.
Cuando se levantó al otro día, ya no se acordaba. Por eso fue que al bajar del ascensor, lo aturdió el silencio que reinaba en todo el piso.
En la oficina no había nadie.
Se quedó atónito y por unos minutos, no entendió nada. Después se acordó de que se había dormido haciendo fuerza mental para que todos desaparecieran. ¡ Y lo había logrado!
¡ Qué maravilla!  ¡ Qué increíble tranquilidad!  Caminó por el pasillo mirando los escritorios vacíos...La oficina para él solo...¡ No lo podía creer!
Trabajó una hora y despachó todo el trabajo acumulado. Sin interrupciones, se avanzaba muy rápido.  Después, no se le ocurrió qué más hacer.
Se puso a pensar en la increíble proeza de su mente. Haber logrado borrarlos a todos sólo con la fuerza de su voluntad...Ya no vería más a los vendedores y sus caras ladinas, ni al jefe, llamándolo a su oficina con pretextos fútiles...Ni tendría que escuchar nunca más la dulzona cantinela de Olguita, preguntándole cada mañana  ¿como amaneció, Don Jorge?
En la tarde, empezó a sentirse extraño. El silencio lo oprimía. El reloj de la pared desgranaba su mazorca de minutos con un tic tac estridente.  Le pareció, de repente, que escuchaba una voz que le hablaba...Pero, no. Había sido una ilusión. Realmente, en la oficina no había nadie.
¿ Y no habría nadie nunca más?
Se fue a su casa pensativo. Se sentía abrumado por lo que había hecho. A esa personas, en sus casas las echarían de menos...Y él ¿ qué iba a hacer él en el futuro?  Después de todo, sus compañeros de trabajo eran lo único que tenía, en su vida solitaria...
Se durmió apesadumbrado.
Al otro día, al bajar del ascensor, lo aturdieron los ruidos de siempre. Las voces estridentes, las risas, los teléfonos... Desde el pasillo, escuchó el monólogo de Dominguez, el "vendedor estrella", jactándose de sus logros...
¡ Qué alivio!
Olguita, la secretaria, apartó los ojos del teclado y le dijo con sincero pesar:

-¡ Lo echamos de menos, ayer, Don Jorge!  ¿ Por qué no fue al paseo de la oficina?


8 comentarios:

  1. Tu agilidad mental,supera a todas las fantasias del viejo fotógrafo

    ResponderEliminar
  2. Jajjaajja...
    que sonso el hombre..tan perdido en sus frágiles afanes,
    no sabe ver lo bello de la vida y del mundillo que le rodea

    seguro fue un buen despertar de su mente...

    ResponderEliminar
  3. http://anna-historias.blogspot.com.es/.
    Te mando mi blog si quieres darle un vistazo gracias

    ResponderEliminar
  4. Tus escribes poesias y estas perduraran siempre,pero las fantasias del viejo fotógrafo,solo son esos.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  5. Amiga escritora,tus ansias,junto a tus sentimientos se reflejan en esa nota
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Amo a la literatura,me gusta el humor,por eso tu comentário me hace más feliz.

    ResponderEliminar
  7. Tu comentário a esa fotogrfia,da salida a tus sentimientos de poeta
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. En esta parte de la tierra,las mareas del mar son muy grandes,y el punto más bajo de ella deja al descubierto gran parte de la tierra,esa fotografia,y un poco de mi imaginación dieron ese resultado

    ResponderEliminar